Buki tiene un nuevo amigo

domingo, 8 de mayo de 2011

Alimentaciòn macrobiòtica

Un cambio importante que me ayudo a mejorar mis tiempos on y off fue modificar mi alimentación, me puse a investigar y la comida macrobiótica me pareció una buena propuesta y me permitio ampliar mis tiempos de movilidad. Yo creo que en ocasiones debemos intentar cosas nuevas, que no impliquen riesgos en nuestra salud, con precaución y con la convicción de que vamos a mejorar, en este caso cuando decidi cambiar mis hábitos alimenticios pense "bueno lo único que puedo perder es peso".
La doctrina macrobiótica está basada en un conjunto de normas y consejos orientados a perseguir una vida saludable y duradera. Fue el japonés Georges Ohsawa , su creador, quien en 1957 dio a conocer al mundo occidental esta teoría.
La alimentación macrobiotica está basada en la medicina china y el budismo zen, donde salud es sinónimo del equilibrio entre los principios yin (femenino: frío y oscuro) y yang (masculino: caliente y luminoso), los cuales están presentes en toda la naturaleza.
El aspecto positivo de este tipo de alimentación es que induce un concepto de alimentación saludable.Según esta filosofía, la ausencia de enfermedad existe cuando estos dos principios se encuentran en equilibrio, y se logra dicho equilibrio mediante una alimentación adecuada, la tolerancia y la serenidad espiritual. Esta teoría establece una dependencia y relación absoluta entre el estado de ánimo y la alimentación.


Características de la Dietética macrobiótica:
Los cereales integrales son el 50 % del total de los alimentos diarios: arroz, mijo, trigo, avena, cebada, cuscus, centeno, trigo sarraceno y maíz.
Las hortalizas y vegetales cocidos abarcan el 25 % de la ingesta diaria,
Se toman una o dos tazas de sopa al día ya sea de miso o tamari (salsa de soja), a las cuales se le añaden normalmente vegetales o algas.
Las legumbres deben consumirse hasta un 15% del total de la comida del día.
Con respecto a las proteínas animales, se permite comer pescado blanco dos veces a la semana, y solo están permitidas las carnes de pollo y pavo de manera excepcional, ante algún compromiso.
Huevos: solo los fertilizados y uno cada diez días.
Frutas: como ideal se debe tomar fruta cocida o seca, a veces frescas, siempre y cuando se goce de buena salud.
Bebidas o líquidos: siempre después de las comidas, pero nunca durante. Se debe beber de a sorbos. Las más adecuadas son el té de tres años ( té Bancha o té kukicha) y el café de cereales. Si se bebe agua, debe de estar preferiblemente tibia.
Fuente:http://www.zonadiet.com/alimentacion/macrobiotica.htm

Macrobiotica y Salud
Si bien es uno de sus conocidos efectos, la macrobiótica es algo mucho más amplio que curarse a través de la alimentación. Los principios macrobióticos aplicables a la nutrición y a la salud en general pueden dar resultados verdaderamente asombrosos. Cuando el enfermo comprende verdaderamente el origen de la enfermedad, recién entonces puede comenzar a "hacer algo" para revertir esa situación. En este sentido, la macrobiótica ofrece la oportunidad y la libertad de elegir nuestro propio destino. A través de nuestro pensamiento y elecciones tenemos la libertad de optar por resolver los problemas que se nos presentan... o intentar escaparnos de ellos encontrando los culpables de nuestros problemas en vez de aceptarlos e intentar solucionarlos.
La manera y la intención con la cual vivimos cada día es lo más importante. El mundo moderno acelerado y estresante hace que muchos de nosotros tengamos una visión del mundo más bien caótico. A través de la práctica de los principios macrobióticos de armonía y equilibrio podemos cambiar esa visión negativa del mundo, podemos "ver con otros ojos", con mayor claridad.
A través de la alimentación macrobiótica reconstruimos y purificamos nuestra sangre devolviéndole la salud al organismo. Cuando logramos mejorar la calidad de nuestra sangre, nuestra salud, inmunidad y bienestar se ven fortalecidos. De esta manera los "cimientos o pilares" de nuestra salud son sólidos, fuertes.

El objetivo de la macrobiótica no consiste en obsesionarse con la comida ni con la salud. Simplemente busca comprender cómo actúan los alimentos en nuestro organismo y lograr un óptimo nivel de salud para poder despreocuparnos de las enfermedades y de la energía destinada a resolver constantes problemas de salud, dolores, depresión, malestares en general. Así, si la salud física y mental se encuentran en orden, podemos enfocar nuestras energías hacia nuestros emprendimientos, proyectos, familia, relaciones, etc.
Como podemos observar, la macrobiótica es una manera de enfocar la vida, y no simplemente una dieta sana y natural como tantas otras. La clave de la macrobiótica es observar si la estamos disfrutando y nos hace sentir felices, de lo contrario no tiene sentido ya que la vida está hecha para disfrutarla. Lo maravilloso de la macrobiótica es la flexibilidad, cada persona puede practicarla de acuerdo con sus propias necesidades y circunstancias.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Ah! Muy buen artículo. Enhorabuena! Yo creo que también hemos de abrirnos a cosas nuevas que hagan mejorar e ir más allá de nuestra zona de confort. Un blog donde también encontré información útil sobre macrobiótica fue Macrobiótica Mediterránea, por si le sirve a alguien. Un saludo!!

Publicar un comentario

Categorias