Buki tiene un nuevo amigo

lunes, 11 de abril de 2011

Día Mundial del Parkinson

La enfermedad de Parkinson fue descrita por primera vez por el médico inglés James Parkinson en 1817 en su trabajo Essay on the shaking palsy tras tres décadas de estudios clínicos la señala como una condición consistente en “movimientos temblorosos involuntarios, con disminución de la potencia muscular en la movilidad pasiva y activa, con propensión a encorvar el tronco hacia adelante y a pasar de caminar a correr; los sentidos y el intelecto no sufren mayor daño” (Tagle, 2005) a esta enfermedad la denominó “parálisis agitante” sin embargo, su trabajo no trasciende y es hasta 1880 cuando Jean Martin Charcot junto a Vulpian estudian los distintos tipos de temblores que presentaban los pacientes y los presentan en su obra de la paralysie agitante, Charcot precisa los diversos signos de la enfermedad y la llama "La enfermedad de Parkinson".

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) este mal afecta entre el 1% y 2% del total de la población mundial, en México se estima que alrededor de 50 mil personas padecen de mal de Parkinson, casi todas mayores de 60 años de edad. Esta enfermedad no es rara, a nivel mundial ocupa el tercer lugar en frecuencia dentro de las enfermedades neurológicas. Por ser neurodegenerativa y progresiva provoca cambios importantes en los primeros años.

El Parkinson es una enfermedad neurológica que se asocia a rigidez muscular, temblor y alteración en los movimientos, problemas de coordinación y dificultades para andar. Aunque la edad de aparición suele ser normalmente a los 60, se calcula que uno de cada diez casos se diagnostica antes de los 50. Desafortunadamente, en la actualidad hasta un 20 por ciento de los pacientes con enfermedad de Parkinson ha sido diagnosticado antes de los 40 años.

No existe un estudio de laboratorio que permita diagnosticar la EP, el diagnóstico es clínico, es decir, se basa en los síntomas que presentan los pacientes, se busca la presencia de síntomas motores (temblor de reposo, rigidez y problemas de movimiento) que permitan hacer un diagnóstico con certeza. En los casos típicos: personas de edad avanzada con signos de temblor, rigidez y lentitud de los movimientos, no es difícil el diagnóstico, sin embargo en menores de 40 años, el diagnóstico puede ser difícil. Causas de la Enfermedad de Parkinson Actualmente no existen datos precisos que determinen la EP, existen diversas investigaciones que establecen posibles causas: 1. Ambientales Se cree que la exposición a químicos, como los herbicidas y pesticidas, destruye selectivamente las neuronas dopaminérgicas y esto puede ser una causa de de desarrollar el mal de Parkinson 2. Genéticos Estudios recientes han determinado que el Parkinson juvenil es generado por factores genéticos, se ha comprobado que un gen aparece con una serie de mutaciones idénticas en el cerebro de los jóvenes que sufren Parkinson, además, que de un 15 a un 25 por ciento de los pacientes de Parkinson tienen un familiar cercano que ha experimentado síntomas de Parkinson (tal como el temblor) 3. Otra teoría propone que la enfermedad de Parkinson ocurre cuando se desgastan las neuronas productoras de dopamina normal y esto se acelera con la edad en ciertas personas.

El Parkinson modifica la calidad de vida del enfermo y por ser progresiva se complica conforme avanza el tiempo. Esta enfermedad no solo afecta a quien la padece, la familia se ve afectada de manera drástica, en ciertas etapas de la enfermedad se puede llegar a la invalidez y la dependencia de terceros puede ser mayor. El primer paso para afrontar la enfermedad es recabar toda la información que le permita conocer los síntomas, necesidades médicas, tratamientos, avance de la enfermedad, para mejorar la calidad de vida del enfermo y resolver los problemas cotidianos del padecimiento.

Se requiere de atención especializada, la familia es un elemento esencial, sin embargo, la persona que la padece debe ser responsable de su atención, buscar la forma y cambios que le permitan una mayor autonomía, esto implica alimentación, ejercicios, medicamentos, entre otros, esto le permitirá mejorar en la parte emocional al no consentir que la enfermedad lo limite, la dependencia puede convertirse en el peor enemigo, así que se debe trabajar por llevar una vida plena con la ayuda de los demás y una fuerte determinación por salir adelante, cada día y superando los pequeños obstáculos que se presentan en lo cotidiano.


Janet

0 comentarios:

Publicar un comentario

Categorias