Buki tiene un nuevo amigo

martes, 11 de noviembre de 2014

Reflexiones


Puedo decir que mi relación con Dios inicio  en la etapa de mi juventud,  cuando era pequeña mi Mamá me llevaba a la iglesia pero yo no entendía porque era importante asistir cada domingo a la iglesia, mi primera comunión jamás  tuvo sentido, no recibí una preparación que me permitiera entender la razón del porque debía tomar la consagración y esto al parecer era muy importante. Y así fui por el mundo durante mis primeros 20 años negando en la universidad la importancia de la iglesia en esta mi religión católica. Me era muy clara la existencia de Dios  pero no lograba vincularme con él, lo percibía como un ser lejano omnipotente incapaz de entender las debilidades humanas. Sin embargo Dios en su infinita misericordia me hizo entender la importancia de servir, de entregarnos como él se entregó por nosotros en la cruz solo por amor, me mostró un mundo que para mí no existía, era un mundo lleno de sufrimiento, dolor, ignorancia, frustración y odio a sus semejantes, personas que carecían de lo mínimo y que su principal preocupación era subsistir, entendí que me correspondía ayudar de acuerdo a mis posibilidades, pero no más allá de mis fuerzas, sin llegar a lo glorioso solo a lo necesario.

Pero algo cambio en mí,  me di cuenta de la importancia de crear un cambio a favor de los más necesitados, de los que sufren,  de los que no encuentran el camino, Sí, de forma tácita hice un compromiso con  Dios buscaría la forma de ayuda a las personas y es ahí donde surge mi amor por la docencia, durante 15 años he trabajado con jóvenes tratando de dejar algo más que el simple conocimiento. Cada vez me exigía más, buscaba la perfección en cada una de mis actividades no le puedes ofrecer a Dios cada día un trabajo de mala calidad. Y entonces llego el Parkinson esa enfermedad incapacitante, progresiva y sin cura, creo que muy pocas personas pueden entender lo que esto significa, todos vamos a morir pero no sabemos en qué momento, yo tampoco lo sé pero en mi caso es como una sentencia de muerte que en cualquier momento puede llegar la fecha de vencimiento.

Nunca me he preguntado el por qué de este cambio de vida, sin embargo el para que si es una pregunta que requiere respuesta, desafortunadamente hasta la fecha no he logrado encontrarla, han sido 9 año de continuo sufrimiento la mayoría de las personas me ven casi normal con mis desmayos mi falta de movilidad y rigidez, parece que son mis principales problemas.
Sin embargo en la privacidad de mi hogar  mi realidad es muy distinta, los dolores son insoportables, el no poder levantar la sabana, no poder sostener un vaso, mi sueño se reduce a dos o tres horas, mis ataques de pánico, mi miedo a la oscuridad, mis continuas depresiones provocadas por los medicamentos me impide en este momento llevar una vida qué algunos llamarían digna.

Pero quien soy yo para cuestionar esta enfermedad que llego así, sin previo aviso, sin razón aparente, en una persona que cuidaba su salud y alimentación, lo que puedo reconocer es que gracias al Parkinson mi vida ha cambiado, me convirtió en una persona con mayor calidad humana, paciente, tolerante,  mi relación con Dios ha llegado a un nivel superior, puedo entenderlo y escucharlo, sin embargo me corresponde a mi encontrar el sentido de esta enfermedad, no tengo miedo, no me asusta lo que pase después de la muerte, solo me preocupan mis princesas aún son muy pequeñas para que las abandone, no obstante las he preparados para superar mi ausencia. Desearía pensar que he generado un cambio con proyecto Mirada, que realmente las personas pueden entender la importancia de respetar a las personas con discapacidad y aceptarlas,  pero pienso que sería demasiada vanidad de mi parte, son pocos a  los que se les otorga el don de hacer algo sublime, tal vez mi enfermedad solo tiene una razón y es salvar mi alma, doy gracias por eso y acepto compartir mi cruz con la cruz de cristo y esperar el momento que el considere oportuno para dejar este mundo y reencontrarme con el ser supremo

Janet


1 comentarios:

Josep de Martí dijo...

Me ha gustado leeer el post que escribes ya que, desde mi perspectiva, el Parkinson es una afección que sufren muchas personas mayores. Al leerte me sensibilizo más con la perspectiva de las personas jóvenes que sufren la enfermedad. Como yo dirijo un porta dedicado a la atención a la tercera edad en residencias geriátricas en España (Inforesidencias.com) estoy interesado en cómo desde las residencias se puede trabajar con personas que sufren la enfermedad. Ahora que se conmemora que el 11 de abril es el día internacional del Parkinson, os invito a leer lo que publicamos en la web que dirijo el año 2007 en relación a los tratamientos y avances. Poniéndolo en perspectiva puede hacer reflexionar.

Publicar un comentario

Categorias